La postura de zazen

Sentado en el centro del zafu (cojín redondo y espeso, tradicional), se cruzan las piernas en loto o medio loto. Si se tiene alguna imposibilidad, simplemente se cruzan las piernas delante de sí, pero es esencial apoyarse en el suelo con las rodillas. La pelvis debe balancearse hacia delante a la altura de la quinta vértebra lumbar, de esta forma la masa del cuerpo se lleva hacia delante, aligerando la columna vertebral que debe estar bien derecha, tensa, como si quisiéramos empujar el cielo con la cabeza y el suelo con las rodillas.